Facebook Instagram Twitter YouTube



Eduard Mörike (1804-1875) sufre la paradoja de deber su fama básicamente al genio de otros. Por una parte, es autor de poemas que se cuentan entre los mejores de la lengua alemana, pero que deben su popularidad al hecho de haber sido musicados por Hugo Wolf, pasando así a formar parte de los lieder más apreciados de este género. Por otra, la deliciosa novela corta Mozart, camino de Praga (ALBA CLÁSICA núm. LXXXIII) —posiblemente su obra maestra en prosa— debe mucho de su celebridad a la gloria del genio musical que la protagoniza.

Sin embargo, Mörike merece por derecho propio ocupar un lugar de honor entre los literatos de la época romántica. Nacido en Ludwigsburg en 1804, casi nunca traspasó los límites de Suabia, su región natal. Cursó estudios de teología en Tübingen y entre 1826 y 1846 -en que se jubilaría anticipadamente por enfermedad— ejerció como vicario protestante. En 1832 publicó la novela Maler Nolten (El pintor Nolten), seguida en 1835 por Mozart, camino de Praga . En 1838 publicó un volumen de poemas, que sería ampliado en 1848 y 1864, y en 1840 una antología de poetas clásicos griegos y latinos. En 1851 se trasladó a Stuttgart, donde gracias a la creciente fama de sus obras, consiguió patrocinio real y algunos trabajos como profesor. Allí murió en 1875.

Títulos del autor

© Alba Editorial, s.l.u. · Editorial Prensa Ibérica · Baixada de St. Miquel, 1, bajos · 08002 Barcelona · Tel.: 93 415 29 29 · Fax: 93 415 74 93
Aviso legal · Política de Privacidad | Protección de datos · Política de Cookies