Facebook Instagram Twitter YouTube



José Maria Eça de Queirós nació en Póvoa de Varzim en 1845. Fue inscrito como «hijo de madre desconocida» y entregado a un ama de cría. Sus padres, un magistrado y la hija de un coronel, se casaron cuatro años más tarde, pero sólo lo reconocieron legalmente cuando el novelista, cumplidos ya los cuarenta, decidió contraer matrimonio. En 1861 se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Coimbra. Fuera de las aulas, muy atento a la cultura europea que llegaba de Francia, forjó su nacimiento intelectual y su inquebrantable deseo de escribir. Después de algunos tanteos con el periodismo y la abogacía, obtuvo el cargo de cónsul de Portugal, que lo llevó por las distintas estaciones de su particular exilio: La Habana (1872), Newcastle (1874), Bristol (1878) y París (1888), en uno de cuyos arrabales, que él llamaba cariñosamente «la remota provincia de Neuilly», murió en 1900.

La definición del protagonista de La correspondencia de Fradique Mendes parece pensada para el mismo Eça: «Un hombre que pasa, infinitamente curioso y atento». Autor de El crimen del padre Amaro (1875), El mandarín (1880) y Los Maia (1888), su actividad literaria se manifestó también en la creación de cuentos y de numerosas crónicas periodísticas, recogidas después en volúmenes como Ecos de París y Cartas de Inglaterra, publicados ambos en 1905.

Títulos del autor

Alves y Compañía

José Maria Eça de Queirós

© Alba Editorial, s.l.u. · Editorial Prensa Ibérica · Baixada de St. Miquel, 1, bajos · 08002 Barcelona · Tel.: 93 415 29 29 · Fax: 93 415 74 93
Aviso legal · Política de Privacidad | Protección de datos · Política de Cookies