Suscríbete
AUTORA
Thomas de Quincey

Quinto de los ocho hijos de un próspero comerciante que murió cuando él tenía siete años, nació en manchester en 1785. La viuda se trasladó a Bath, donde el niño cursó sus primeros estudios, al parecer con brillantez. Sin embargo, los intentos de enviarle a la universidad, a Manchester primero, a Oxford después, fracasaron: de Quincey se aficionó a la vida errabunda, se escapó para viajar por el país de Gales, y vivió un tiempo en Londres en la más absoluta bohemia. En 1807 dejó Oxford, donde siempre se le vio solo y sin amigos, sin licenciarse.

Su fascinación por el poeta William Wordsworth, a quien había conocido junto a Coleridge, Southey y Charles Lamb, le llevó a instalarse cerca de él en Grasmere, en la región de los Lagos. Allí estuvo diez años, y sobre su experiencia escribiría luego su Memoria de los poetas de los Lagos (1834-1839). En 1821, publicó en la London Magazine sus Confesiones de un inglés comedor de opio, cuyo éxito le garantizó, hasta el fin de sus días, la colaboración en distintas revistas. En este medio publicó Del asesinato considerado como una de las bellas artes (1827), Los últimos días de Emanuel Kant (1827), Klosterheim (1832), Los césares (1832-1838; ALBA CLÁSICA núm. LXXXXII), Suspiria de de profundis (1845), entre otros muchos relatos y artículos. En 1830 se trasladó a Edimburgo, donde residiría hasta su muerte en 1859.

Otros títulos de esta autora