Conejillos de Indias LIBERDUPLEX.inddConejillos de Indias LIBERDUPLEX.indd

Conejillos de Indias

Thalia Field

Traducción: Leonor Saro



Número de colección: 56


Encuadernación: Rústica


Formato: 14x21


Páginas: 320


ISBN: 978-84-1178-045-2 Categoría:

22,50

Disponible para reserva

Descripción

Disponible a partir del 20/03/2024

Después de escribir un par de obras de teatro sin mucho recorrido, el joven Claude Bernard se convence de abandonar su vocación literaria y emprender los estudios de Medicina. Para cuando Luis Napoleón se proclama emperador, y envía a Victor Hugo al destierro por llamarle traidor, Bernard empieza a ser reconocido como padre de la Fisiología moderna gracias a sus ensayos con perros, conejos y otros animales. El médico logra financiar sus costosos experimentos, que acabarán siendo un espectáculo social, con la dote de su mujer Marie-Françoise, más conocida como Fanny. Fanny, sin embargo considera que la medicina debe servir para proporcionar alivio y no dolor y, junto a sus hijas, desafía públicamente a su marido, prende la mecha social y pone en marcha una red de albergues para animales. A ojos de la mayoría, se convierte en una «esposa abusiva», una mujer necia y una fanática que se niega al progreso; para unos pocos, en cambio, será la activista que abrió nuevos caminos en la defensa de los animales.

Thalia Field novela la historia real de los orígenes de la vivisección sin renunciar a toda su complejidad: los importantes logros para la medicina y la oposición del movimiento social, fundamentalmente femenino, que señalaba su brutalidad. Para ello combina con habilidad y ritmo narrativo distintos materiales en los que conviven realidad y ficción: cartas y diarios de los protagonistas, recortes de periódico, y textos de autores como los hermanos Goncourt, Luis Pasteur, Victor Hugo o Gustave Flaubert; aunque quien más protagonismo cobra es Émile Zola, que consideraba a Bernard un «mártir de la vida conyugal» y cuyos textos sobre la experimentación en la novela se preguntaban ya si la literatura puede aspirar a ser un conocimiento más verdadero que la propia ciencia.